CODESIN: Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa

El Gas Natural una nueva ventaja competitiva para Sinaloa.

Autor: Thania Karina Parra/Directora de Políticas Púbicas del CODESIN

 

La llegada del gas natural tiene más de cinco años en el imaginario sinaloense, pero son pocos aún los que tienen un contexto informado para dimensionar su impacto en la economía del estado. Por un lado, la información pública disponible es compleja y especializada; por otro, se trata de una estrategia, y no un proyecto en sí, en su fase de implementación en el estado y en el país y por tanto sus resultados no son inmediatos.

De entrada el gas natural le otorga a Sinaloa una nueva ventaja competitiva que permitirá agregar valor industrial a los procesos productivos del estado y atraer empresas en nuevos sectores para producir productos y servicios de mayor valor. La estrategia para atraer inversiones a Sinaloa tuvo que dejar de lado a las grandes armadoras de autos y algunas otras industrias de la petroquímica, agroindustria e industria mediana y pesada por la falta de gas natural, que ahora podrán ser incluidas.

El gas natural es también materia prima en muchos procesos de la industria, lo que significa que en Sinaloa podrá producirse por primera vez fertilizantes, anticongelantes, tintes, desinfectantes, entre otros. Con la ventaja de ser un combustible económico y menos contaminante.

La necesidad del gas natural estuvo identificada desde 2010 y sustentada técnicamente en un estudio elaborado por el CODESIN. Pero la oportunidad llegó con su inclusión en el Programa de Obras e Inversión del Sector Eléctrico (POISE) 2011-2025 de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en el marco de la estrategia federal de sustitución combustibles caros y contaminantes como el petróleo y diésel. La decisión política del gobierno estatal y la información técnica para sustentarla lo hizo posible aun cuando la región noroeste (Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa) participa con apenas 8.0% de la demanda total nacional. Ahora se proyecta que el estado llegue a la autosuficiencia energética al 2025.

Estar en el radar de la política pública federal en materia energética, significó para el estado  el desarrollo de la infraestructura de gasoductos para poder reconvertir a combustión dual las centrales termoeléctricas Juan de Dios Bátiz Paredes,(Ahome) y José Aceves Pozos (Mazatlán) y construcción dedos nuevas centrales de ciclo combinado en Topolobampo, incrementando la capacidad de generación eléctrica del estado en aproximadamente 1 200 MW, suficientes para suministrar energía a 3 millones de habitantes.

Los gasoductos: El Encino-Topolobampo y El Oro-Mazatlán, que atraviesan625 kilómetros en Sinaloa harán posible transportar el gas natural desde Estados Unidos a Sinaloa. La empresa canadiense TransCanada, entre 2013 y 2016, fue la encargada de su construcción al ser la ganadora de la licitación internacional publicada por la CFE.

A partir de los dos gasoductos ha sido posible desarrollar infraestructura para brindar al 58% de la población en el estado una nueva alternativa de combustible, a través de la empresa Naturgy, para su uso doméstico, comercial e industrial generando ahorros del 20%, 40% y 60% respectivamente.

Entre las primeras inversiones atraídas por el gas natural están: una planta procesadora de harina de maíz (nixtamalización), Hari Masa del Pacífico, S.A. de C.V., ubicada en un terreno en Navolato por donde pasa el trazo del gasoducto El Oro-Mazatlán y una planta de amoníaco dela empresa suizo-alemana Gas y Petroquímica de Occidente SA de CV (GPO), donde el gas natural será combustible y materia prima, cuyo principal socio es PROMAN AG, con una inversión de 5 mil millones de dólares en Topolobampo en tres etapas en las que se incluye la producción de fertilizantes nitrogenados.

Por su rendimiento, costos y menor contaminación, el gas natural agrega una nueva ventaja competitiva a Sinaloa y promete impactos positivos en materia de inversión, desarrollo industrial, generación de empleos, Producto Interno Bruto y en un plazo más largo en un crecimiento mayor y más consistente de la economía. Por lo pronto el arranque de las centrales de ciclo combinado se espera para 2019 y 2020 y la llegada del gas natural a las industrias, hogares y comercios en las ciudades de Los Mochis, Mazatlán y Culiacán para enero, marzo y abril de 2019 respectivamente.

Descarga el reporte aquí

Los comentarios están cerrados.