El CODESIN y los IMPLAN

Autor: Thania Karina Parra 

La inmediatez y la urgencia en muchas ocasiones ganan la batalla a lo importante y estratégico en el ámbito público.  Ahí radica uno de los grandes obstáculos para impulsar el desarrollo incluyente y sostenible en una ciudad, región, estado o país.

Entre las políticas públicas diseñadas para contrarrestar esa ausencia de visión y planeación de largo plazo,en Sinaloa se decidió la creación de los Institutos Municipales de Planeación- IMPLAN-, para que pensaran y transformaran la ciudad y su municipio.

En la búsqueda de mejores prácticas para la competitividad de las regiones, Sinaloa, a través del CODESIN, tuvo su primer encuentro con el modelo de planeación de Curitiba, Brasil, y su icónico Instituto de Investigación y Planeación (IPPUC) en 2003.  Se pensó entonces que era posible que el estado pudiera contar con una figura que permitiera a las autoridades, junto con sus ciudadanos, planear la ciudad bajo un enfoque integral (económico-social- ambiental), de largo plazo y corresponsabilidad.

De allí, le sucedieron las visitas a Sinaloa del creador del modelo, el reconocido arquitecto a nivel internacional Jaime Lerner, quien fuera alcalde de Curitiba, y posteriormente gobernador de Paraná, y uno de sus colaboradores, Jaime Juárez Nakamura.

La suma de acciones ciudadanas y una estrategia de socialización y sensibilización impulsada por el CODESIN, incluyendo a los principales medios de comunicación del estado, contribuyó para que la idea del IMPLAN tomara la fuerza necesaria para subir a la agenda de gobierno como una política pública necesaria.Este consejo ofreció también la asesoría técnica a las autoridades municipales, cuando así se requería, para la elaboración de los documentos jurídicos y los análisis para la sustentación de la propuesta.

Para 2004 se logró la creación del Instituto Municipal de Planeación en Culiacán, tras meses de continuas e intensas conversaciones entre las autoridades municipales y consejeros del CODESIN y el Comité Regional de Promoción Económica zona centro, en donde participan las cámaras empresariales.

Hoy Sinaloa cuenta con ocho IMPLAN: Culiacán (2004), Salvador Alvarado (2004), Guasave (2004), Ahome (2005), Mazatlán (2006), El Rosario (2011), Escuinapa (2011) y Navolato (2018).

Por razones de capacidades técnicas y carga presupuestaria no se consideró la existencia de un IMPLAN en cada uno de los 18 municipios del estado; sin embargo, es innegable que estando conformados son un activo importante para la planeación con enfoque integral y de largo plazo, desde el ámbito municipal, que debiera aprovecharse mejor.

Tras quince años de creación del primer IMPLAN, no existe todavía una evaluación de su impacto. En cambio, se tiene un diagnóstico realizado por el CODESIN en 2015, con el objetivo de conocer la situación de los más consolidados: Culiacán, Mazatlán y Ahome, y definir una estrategia para su fortalecimiento, y el de sus homólogos.

Este diagnóstico, definió el modelo de IMPLAN para Sinaloa identificando cuatro temas a fortalecer:

  1. El sentido de un IMPLAN y su posición en la agenda pública
  2. El Consejo Directivo
  3. Respeto a lo planificado
  4. Comunicación y participación ciudadana

De estos, el más urgente parece ser el de Comunicación y Participación Ciudadana: lo que es -y lo que no es- el IMPLAN, tanto para la autoridad del municipio como para sus ciudadanos. Parece sencillo, pero la falta de conocimiento y reconocimiento sobre ello ha puesto en riesgo su trascendencia.

Tener un organismo técnico de planeación ciudadanizado que Piense la Ciudad, con un enfoque integral, más allá de los tres años de gobierno, brinda certidumbre de que se hará lo importante y lo estratégico, porque generará proyectos y políticas públicas en temas de movilidad, espacios públicos, crecimiento de la ciudad, fundamentados y consensuados entre autoridades y ciudadanos, ganando ambos.

Los comentarios están cerrados.