Política Ambiental Integral a Escala de Cuenca

M.C. SANDRA GUIDO S.

Directora Ejecutiva

Conselva, Costas y Comunidades, A. C.

 

Para Sinaloa, el incorporar la dimensión ambiental en sus planes de desarrollo ya no sólo es una opción, sino una condición para su futuro crecimiento económico y bienestar social. La economía de nuestro Estado depende fuertemente de los servicios que los ecosistemas nos proveen de manera gratuita: la agricultura requiere de la regulación del clima, la captación de agua superficial y subterránea, así como del reciclaje de materia orgánica; la pesca ribereña y de altamar dependen de la producción de larvas de peces y crustáceos en lagunas costeras; el turismo requiere de la belleza escénica y las dunas para el mantenimiento de la línea de costa.

Sin embargo, en la última década se ha registrado diversas señales que demuestran que se ha llegado a límite de la oferta de servicios ambientales. Por ejemplo, seis de los 14 acuíferos del Estado presentaron una reducción importante en volumen disponible y tres acuíferos se encuentran oficialmente sobreexplotados[1]. Desde 1992, se tiene un sensible decremento en el escurrimiento anual de los ríos. La contaminación por agroquímicos en las lagunas costeras del norte está agotando su productividad pesquera. Es por ello que si queremos crecer, debemos invertir en restaurar la “infraestructura verde” que provee estos invaluables servicios ambientales.

Para lograrlo, en Sinaloa necesitamos una política ambiental integral a escala de cuenca que propicie una mayor inversión en temas ambientales. En general, Sinaloa destina muy poco presupuesto a temas ambientales: el índice de Presupuesto Verde (IPV) del IMCO[2] es de 0.86% para Sinaloa (valor máximo 4.57%), lo que es un valor bajo no sólo por el porcentaje de presupuesto asignado sino por la insuficiente transparencia en la aplicación de los recursos públicos. Es por ello que proponemos que el diseño, aplicación y evaluación de los programas de inversión en temas ambientales debe ser una tarea compartida entre Gobierno-empresarios-academia y sociedad, para construir juntos el futuro del desarrollo de nuestro Estado.

 

[1] Escobedo-Urías, en preparación.

[2] Instituto Mexicano de la Competitividad (2012). Índice de Presupuestos Verdes: Metodología para analizar, evaluar y diseñar un presupuesto de egresos que incentive acciones ambientales en sectores estratégicos de competencia estatal. Contrato US0397-11S-001. USAID/MEXICO. http://imco.org.mx/medio_ambiente/indice-de-presupuesto-verdes/

Los comentarios están cerrados.