“Veo gran potencial en los puertos de Mazatlán y Topolobampo”: Noel Hacegaba, Director Ejecutivo Adjunto del Puerto de Long Beach

Noel Hacegaba, Director Ejecutivo Adjunto del Puerto de Long Beach visitó nuestro estado por invitación del CIT Sinaloa de CODESIN, para impartir la conferencia «Estrategias de ampliación, desarrollo económico y alineación con la cadena logística” en el marco de la Expo Industrial 2019 organizada por CANACINTRA y que tuvo como sede el puerto de Mazatlán los días 23 y 24 de octubre.

Su visita es resultado de la estrategia del CODESIN de generar vínculos con actores que puedan aportar mas negocios a los puertos de Sinaloa o que puedan transferir buenas prácticas.

Durante su carrera dentro de la organización, Hacegaba, primero como Director de Comercialización, y ahora en su actual cargo, ha sido responsable del crecimiento comercial del puerto y de su desarrollo industrial, convirtiéndolo en el segundo más importante en su tipo en los Estados Unidos.

De raíces sinaloenses, pues su madre es oriunda de Navolato, el graduado de la Universidad del Sur de California, con doctorado en Administración Pública en la Universidad de La Verne, visitó previo a su ponencia en Mazatlán las instalaciones de CODESIN donde pudimos realizarle una entrevista.

¿Nos pudieras platicar un poco acerca de lo ponencia que darás mañana en el marco de la Expo Industrial de CANACINTRA?

Vengo a hablar acerca de la experiencia de Long Beach Port con un énfasis en las estrategias que hemos llevado a cabo con respecto a proyectos de ampliación, desarrollo económico y también nuestra colaboración con las agencias con el fin de compartir estas experiencias y de alguna manera también aprender acerca de lo que se están haciendo en Sinaloa, en Mazatlán. Vemos mucha actividad y mucho progreso, y espero con ansias aprender de lo que se está llevando a cabo.

¿Qué buenas prácticas que se llevan a cabo en el Puerto de Long Beach se pueden replicar en Sinaloa para detonar el desarrollo de sus puertos?

Veo muchas oportunidades de colaboración y de aprendizaje, el Puerto de Long Beach tiene muchos paralelos con los puertos mexicanos; fue hasta la década de los años 90 que pasó por la transición de ser una base naval a un puerto industrial, y entonces empieza a crecer de una manera muy rápida. Entonces esta experiencia nos ha llevado a aprender cómo incrementar el negocio, cómo desarrollar oportunidades de negocio; cómo beneficiar a la comunidad a través de prácticas de desarrollo económico, así como mejorar las operaciones y las instalaciones a través de proyectos de ampliación, no dejando atrás los asuntos medioambientales, es decir ver cómo podemos crecer y a la vez mantener una operación verde y limpia.

¿Cuáles han sido los principales retos que han tenido para lograr un equilibrio entre el crecimiento económico y el cuidado ambiental?

El reto más grande siempre ha sido como lograr un balance entre los objetivos ambientales con los objetivos comerciales, pero lo que hemos aprendido nosotros es que si nos lo proponemos podemos tener una operación limpia y podemos convencer a nuestros socios y a nuestros usuarios que esto es en beneficio de todos.

En 15 años la experiencia es que al mismo tiempo que el negocio ha incrementado un 20%, todos los índices de contaminantes han tenido reducciones significativas en todas las categorías. ¿Cómo lo logramos? Cambiando los camiones por unos más nuevos y más limpios, pidiendo a nuestros socios de ferrocarriles que también cambien sus transportes por unos más limpios, platicando con las líneas navieras para que naveguen más lento y provoquen menos contaminantes, y con una serie de programas en los que junto con la autoridad portuaria ofrecimos incentivos económicos para que nuestros socios pudieran lograr esos objetivos sustentables.

¿Encontraste resistencia de parte de los socios y los usuarios al implementar estas políticas en pro del cuidado ambiental?

Al principio cuando empezamos a lanzar estas iniciativas y políticas hubo mucha resistencia. La duda era si nosotros como puerto industrial podríamos crecer con estas prácticas que en ese tiempo no se veían, entonces tomamos ese riesgo, invertimos energía, y la experiencia tras 15 años nos demuestra que sí se puede crecer comercialmente y a la vez lograr objetivos ambientales. Nuestro negocio ha crecido en un 20% y a la vez todas las categorías en las que medimos los contaminantes han tenido una reducción en sus índices.

En el 2005 nosotros fuimos el primer “Puerto Verde”, hoy en día hay puertos que se autodenominan “Puertos Verdes”, y creo que eso es parte del legado que hemos dejado y también muestra de que sí se puede llegar a un balance apropiado.

¿Qué bondades ves en los puertos de nuestro estado que les permitan detonar su desarrollo?

Veo gran potencial en los puertos de Sinaloa pues hay muchos paralelos entre Mazatlán, Topolobampo y Long Beach. Por muchos años Long Beach ha sido puerto de turistas, ha sido un centro de atracción de cruceros de actividad turística y comercial, y lo que hemos nosotros aprendido y en lo que creo que hay mucho potencial en Mazatlán y Topolobampo, es en depender de los puertos para darle seguimiento a todas las políticas que ya se están llevando a cabo para el desarrollo industrial de la región y de Sinaloa, creo que hay mucha oportunidad para encajar diferentes sectores, y usar los puertos como base económica para darle seguimiento a los proyectos.

DSC_0160

Noel Hacegaba, Dir. Ejecutivo Adjunto del Puerto de Long Beach, y Germán Rivera, Dir. Ejecutivo del CIT Sinaloa.

 

Los comentarios están cerrados.