Se abre al mundo en pleno encierro por el Covid-19: testimonio de la empresaria Siria Quiñónez

Suena paradójico, pero el encierro obligado por la pandemia empujó a Siria Quiñónez a salir al mundo.

La empresaria de la moda llevó a SIRIA Boutique al mundo digital, de las ventas en línea y la transacción electrónica, logrando un alcance de clientela fuera de Sinaloa. Todo, en tiempos del Covid-19.

El equipo de su empresa logró adaptarse a la nueva normalidad y a los nuevos hábitos de consumo. El camino fue el siguiente.

Siria Boutique inició el año con un 15 o 20% abajo en ingresos en comparación con el año pasado. Para finales de febrero empezaba a recuperar ventas gracias a la incorporación a nuevas tendencias y la oferta de nuevos diseños.

“En marzo teníamos un respiro, ya se acercaba la temporada más fuerte que tenemos, que es desde Semana Santa, pasando por el Día del Niño, hasta mayo”, narra Siria Quiñónez.

“Estábamos recuperándonos cuando se vino todo esto (de la pandemia).  Nuestro canal de venta más fuerte son las sucursales, entonces, empezamos a ver menos flujo porque la gente empezó a tener miedo a salir, tanto en las tiendas de Sinaloa como en Estados Unidos, donde tenemos una sucursal, y luego todas las sucursales fueron cerradas”.

Sin embargo, Siria y su equipo tomaron el confinamiento como una oportunidad para organizarse y capacitarse, aunque creían que la situación duraría solo un mes.

“Empezamos a avanzar en pendientes operativos, administrativos y de procedimientos, cosas que se pueden hacer con homeoffice, y al personal de ventas lo capacitamos para regresar con mejor atención a los clientes, nos certificamos con el tema de programación neurolingüística, y eso nos ayudó bastante a eliminar juicios, percepciones, paradigmas, miedos; salimos de esa certificación los primeros días de abril a darle fuerte”, refiere la empresaria.

Luego voltearon hacia las redes sociales, a su sitio web, su aplicación, el WhatsApp y otros canales de venta, como Amazon y Mercado libre. Estaba ahí la oportunidad de concretar ventas superando el confinamiento.

“El sitio web empezó a tener ciertas ventas al inicio del mes de abril, entonces eso nos dio esperanza de tener posibilidades de ingresos; empezamos con Amazon en el que ya estábamos haciendo previamente la estructuración para tener tienda virtual, y aunado a Facebook e Instagram prácticamente pusimos otra sucursal, recolectamos todos los contactos de celular de todas las sucursales, y les enviamos mensajes a los clientes para ponernos a sus órdenes, y la gente lo tomó bien, y nos empezó a contactar cuando tenían necesidad de una compra y empezamos a tener ese flujo y liquidez que necesitábamos”.

Llegó mayo y la pandemia seguía ahí. Sintieron que caía sobre ellos un balde de agua fría, pues suele ser el segundo más fuerte del año en ventas. Pero gracias al impulso que traían de abril con la venta por medios digitales, pudieron cumplir con los compromisos de pago, como nóminas, seguridad social, renta, energía eléctrica e impuestos. Además, negociaron con los proveedores para diseñar esquemas de pago, encontrando apoyo de parte de ellos.

Siria cree que la situación de crisis todavía no termina pues, aunque las sucursales ya están abiertas, todavía no hay seguridad de andar en las calles y los hábitos de consumo se han modificado, pero confía en que, a través de los medios digitales, promociones y la implementación del servicio a domicilio, podrán salir adelante.

Con toda esta experiencia derivada del confinamiento por el Covid-19, la visión empresarial de Siria Quiñónez y equipo se modificó. No sólo se enfocan ahora a generar venta a nivel local o estatal, sino que buscan el mercado nacional, a través de los sitios web y de las plataformas digitales.

“Ahorita nos falta mucho por hacer, vamos a un 72 por ciento en comparación con el año pasado, pero crecimos en agosto un 92% en comparación con el mes anterior post pandemia. En las tiendas estimamos cerrarlo 20-25% abajo del año pasado, pero en el tema global estimamos superar las ventas del año pasado, porque migramos nuestras tiendas físicas a virtuales en su totalidad y nos incorporamos a las diferentes plataformas de comercio electrónico para comercializar la marca SIRIA”, expone.

“No es fácil porque el océano azul que existía años atrás en el mercado digital ha pasado a ser un océano rojo en el que es más difícil competir y en el que hay meter mayor presupuesto y estrategia para tener mayor alcance y concretar más ventas, pero estamos optimistas en que a través de los canales digitales vamos a lograr superar la meta del año pasado, y en eso estamos concentrando los esfuerzos en el grupo”.

———————————————————-

Siria recomienda

———————————————————–

Mantenerse fuertes.

Conciencia de acelerar, pero a la vez ser muy conservadores en el tema del gasto.

Identificar y aprovechar la gran oportunidad que hay para las MIPYMES en los canales digitales.

No frenar, sino hacer un mayor esfuerzo.

Esforzarse e invertir en lo necesario.

 

Los comentarios están cerrados.