Sinaloa, vamos mucho más allá de la agricultura

En Sinaloa somos conocidos alrededor del mundo como uno de los principales productores de granos y hortalizas, fama que nos ha ganado el mote de “el granero de México”, en virtud de la gran variedad y calidad de alimentos y productos derivados del campo que son muy codiciados en todo el país, y desde luego también hacia el extranjero.

El liderazgo agrícola de nuestro Estado en producción de cosechas como maíz, trigo, papa, calabaza, tomate, mango, garbanzo, pepino, chile verde, caña de azúcar y muchos otros más nos ha hecho atractivos para una la instalación de industrias procesadoras de alimentos, con lo cual Sinaloa no basa solamente su fortaleza económica en la producción y recolección de alimentos frescos, sino también en la transformación de los mismos dando un valor agregado a lo producido.

Otras industrias de gran importancia son la industria del tabaco y de corte y confección, las cuales ocupan a un alto porcentaje de la población económicamente activa.

Algunos de nuestros municipios como Mazatlán se ven beneficiados con la instalación de grandes industrias que instalan empacadoras y procesadoras de camarón, atún y sardinas, extraídas del océano pacífico que baña toda la extensión de nuestras costas.

El sector de acuacultura favorece también la operación granjas de cocodrilos, ostras japonesas, crustáceos y camarones.

Un dato interesante es que de las empresas que conforman el sector manufacturero, el 98% son PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas).

El PIB estatal está conformado en primer lugar por el sector de servicios comunales, sociales y personales con el 27%; en segundo por el sector comercio, restaurantes y hoteles con el 20%, y con el 15% por las industrias de agricultura, pesca y silvicultura. (Fuente INEGI)

Otra de las incipientes fortalezas económicas del estado está en la industria del Turismo, el cual ha pasado de depender exclusivamente del bello puerto de Mazatlán, a contar con múltiples alternativas para los cientos de miles de visitantes que nos acompañan anualmente.

Nuestra oferta turística ofrece desde Pueblos Mágicos y Pueblos Señoriales, hasta sitios propios para el turismo de ecológico y de aventura.

La infraestructura carretera del Estado nos convierte en un corredor natural hacia los Estados Unidos y desde luego con toda la cuenca del Pacífico, y nuestros tres aeropuertos internacionales dan conectividad aérea con las principales ciudades y estados de la república y del mundo; todo esto además de los puertos de altura instalados en Mazatlán y Topolobampo, por donde llegan una gran cantidad de mercancías para surtir prácticamente todas las ciudades del norte del país.

Estas son grandes ventajas que nos permiten competir en mercados internacionales, como el de granos por ejemplo, sin mencionar las 10 plantas hidroeléctricas y termoeléctricas, cuya capacidad es consumida por el estado en apenas en un 50%. Todo un lujo para un Estado con un gran potencial económico, que va mucho más allá de solo la agricultura.

Los comentarios están cerrados.